DE TOMASA, ROBUSTIANA Y ADELINA...

Publicado en December 05, 2013 por AFRICA LUCA DE TENA

Tengo la manía/costumbre o como se le quiera llamar, de ponerle nombre a todo. No lo puedo evitar… Suerte que no bautizo cada una de las cookies que horneo porque sería agotador!!

Cuando Jose y yo nos conocimos se resistía a referirse a los objetos por el nombre que yo les había puesto (normal, por otro lado…), pero al final lo he terminado arrastrando y hasta él se refiere a ellos por sus nuevos “apodos”.

De hecho, a base de preguntarle: “¿Cómo se llama?” cada vez que adquiere un objeto, ya tenemos en casa a: Luisa (la cafetera), Norman (el ordenador de Jose) o Thelma (su moto). Podría seguir, pero creo que de momento ya está bien...

De tanto nombrarlos algunos son miembros de la familia, así que me gustaría presentároslos, ya que gracias a ellos podemos hacer galletas como locos!

La primera en incorporarse al proyecto fue “Robustiana”.

Según iba creciendo el proyecto teníamos que almacenar cada vez más ingredientes y más cantidad de masa, por lo cual nos decidimos a comprar una nevera de apoyo. Desde el primer día ha mantenido fresquito todo lo que le pedíamos! Mantequilla, huevos, naranjas y por supuesto las masas con las que luego hacemos todas las cookies. Es alemana, algo sobria (como corresponde a su nacionalidad), pero sospechamos que también tiene parientes en Suiza, dada la buena relación que tiene con todo tipo de chocolates.

Casi a la vez llegó “Tomasa”. Hicimos su presentación oficial en Facebook ya que era muy emocionante para nosotros (esperamos que Robustiana no se ofendiera… pero es más fría para estas cosas).

Tomasa es nuestra batidora planetaria de 20 litros. Tiene una cuba bastante grande que nos permite hacer mucha cantidad de masa de una sola vez… aunque fregarla no es precisamente un paseo! Es una señora amasadora. Es italiana y como su nombre indica hace Todo Masa como si no hubiera un mañana.

Aquí tenéis una comparativa de cómo era la pala de la máquina que usábamos antes y la de Tomasa…

Y me falta hacer la presentación más importante de todas!!!

Trrrrrr (redoble de tambores): Adelina!!!!!!!!

Aunque lo lógico sería que esta última fuera también una pieza de maquinaria, es una pieza fundamental sí, pero no de maquinaria!

Adelina es… mi madre! Bueno… en realidad no es mi madre… Mi madre se llama Susan…

Me explico!

Cuando el proyecto empezó a crecer lo suficiente para vernos con fuerzas como para dar el salto a poner una tienda física nos vimos un poco desbordados. Hay tantas cosas que hacer!!! Y no queríamos parar la producción ni que nuestra atención a los clientes se viera resentida.

Fue entonces cuando mi madre, Susan, se lanzó a ofrecernos su ayuda como sólo las madres saben hacer: se remangó y se vino conmigo al obrador para revolucionarlo desde el primer día (lo cual vino fenomenal!). Ella ha trabajado más de 20 años en producción en televisión, por lo que tiene una capacidad magnífica para reorganizar y tener un control mucho más exhaustivo de pptos, gastos, pedidos… En media hora ya había cambiado la disposición de los muebles y optimizado el espacio y desde ese día empezó a venir cada mañana para ayudarme en lo que menos le gusta del mundo: cocinar!! Jajajaja. Sólo una madre hace algo así!

No tardamos demasiado en rebautizarla, entre broma y broma, con el nombre de “Adelina”, y cuando está en el obrador me dirijo a ella así, y ella incluso se lo llama a sí misma cuando me llama por teléfono:

-         Jefa! Soy Adelina! Qué tenemos para hoy?

Desde que llegó todo ha ido cada día a mejor. Es un apoyo enorme, aparte de que lo hace todo mucho más divertido. Somos conscientes de la suerte que tenemos ambos por tener unas madres tan estupendas y estamos tan agradecidos que esperamos que todo vaya fenomenal para devolverles todo lo que nos están ayudando.

Vivan las madres!!!! Y especialmente hoy: Viva Adelina!!


P´roximo

Anterior