De un logo

Fecha February 07, 2014 por JOSE MARTÍN ZAMBONINO

 

 

 

Corría el año 1979, había teles en b/n, España estaba en plena transición y durante el mes de septiembre la Madre Teresa de Calcuta fue galardonada con el premio Nobel de la paz. Tranquilos no os voy a hacer un Cuéntame... Pero lo más importante es que una mañana que recuerdo plomiza, de ese mismo mes, fue mi primer día de colegio. Concretamente en el colegio San Pablo C.E.U.

 

 

 

 

 

Que, por cierto, era un colegio que me parecía descomunal, con miles de alumnos y de edificios de color granate situado a las afueras de Madrid, Montepríncipe.

 

Yo lloraba desconsolado y lo seguí haciendo durante todo preescolar cada vez que mi padre me dejaba en clase y me decía adiós desde el otro lado de la ventana mientras se alejaba bajando unas escaleras. Moqueaba a toda máquina. Pero no era el único. Había otro niño, al que el destino sentó a mi lado, que también lloraba a moco tendido un día sí y otro también. Quizá fue por eso, el caso es que nos hicimos amigos. Él, Carlos, de ojos rasgados y pelo castaño siempre revuelto. Yo, Jose,  pelirrojo, menudo y con el pelo cortado a tazón.

 

 

Carlos fue mi primer amigo. Éramos inseparables no sólo en el llanto, también en todo lo demás. Al dúo se unió enseguida Álvaro, que era el contrapunto extrovertido y audaz de nosotros dos y para cerrar el círculo, de pelo rubio. Nos hicimos inseparables.

 

Aunque suene a tópico, la verdad es que eran años felices. Madrugones aparte, todo era fácil. Ir al cole, estudiar un poco, jugar al fútbol, convivir con Carlos y Álvaro y el futuro se reducía a qué curso pasabas al año siguiente.

 

 

Y así pasamos 7 años, hasta que, al terminar 6 de EGB, me cambiaron de colegio. Recuerdo mi último día en el C.E.U. Creo que era junio, hacía calor y nos fuimos de excursión. He olvidado a dónde fuimos pero recuerdo perfectamente la sensación al terminar el día a las 16:30h. Iba camino de la salida acompañado por algunos compañeros de clase sabiendo que cerraba una etapa, que me iba para no volver (ya sabía que el año siguiente no estaría allí) y sin atreverme, vaya ud a saber por qué, a decírselo a nadie.

 

Y me fui. Recaí en otro colegio muy distinto. O más bien, absolutamente opuesto. Era el colegio Virgen de Lourdes, que estaba al lado de mi casa y me puso en contacto con otra vida y con otra gente que todavía sigue aquí (y por muchos años).

 

En 1986 existían el teléfono analógico y el correo postal. Pero poco más. Creo recordar que mantuve una charla con Álvaro después de marcharme, y después, silencio. La vida siguió...

 

Pasaron los años, siempre me acordé de mis antiguos compañeros, y llegó 2008, poco después Facebook. Era verano, yo estaba en Zahara de los Atunes (favorito lugar de vacaciones donde los haya) con mi amigo, casi mi hermano, Dani. Por aquel entonces África y yo, digamos que todavía estábamos en proceso de pulir algunas diferencias y yo era como un alma en pena rodeado de la santa paciencia de Dani y un montón de gente vacacionando.

 

Y de golpe y porrazo (como siempre dice África) me encuentro en una cosa que decían que era una red social, con mi primer amigo: Carlos!!!

Y con él un montón de compañeros de mi primer colegio. La verdad es que todo esto me alegró la vida.

 

 

 

En cuanto llegué a Madrid fuí a verle y conocí también a Mónica. Atentos a Mónica por cierto...

 

 

Y redescubrí a mi primer amigo y volvió a estar en mi vida junto con la talentosa Mónica y ahora con el pequeño Milo.

 

 

Al poco tiempo y una vez África y yo recuperamos nuestra relación, y la muy inconsciente hasta aceptó casarse conmigo...

 

 

 

Nos juntamos los cuatro varias veces y entre ellas también surgió una buena amistad. Siempre que visitábamos a los Rincón Calvo y veíamos sus trabajos nos encantaban. El nivel de creatividad de Carlos es estratosférico y si os cuento cómo se construyó su propio estudio de sonido móvil (sí, móvil) e insonorizado para no molestar en la planta alta de su casa y cómo aprendió a tocar el violín en un añito, os haréis una idea.

Bueno, que me desvío, al ver las ilustraciones de Mónica para cuentos infantiles nos quedábamos fascinados... Después de todo esto empezó la aventura Cookies, y mi santa esposa con excepcional buen criterio como en ella es habitual, pidió a Mónica que diseñara nuestro logo. La idea era mostrar una imagen, una representación de una chica que hace galletas y no puede resistirse a comérserlas porque le encantan.

Al principio dudó, ya que los suyo no son las caricaturas, pero al descubrir que más que una caricatura buscábamos una ilustración inspirada en África, Mónica tardó unos 7 nano segundos en hacer exactamente lo que necesitábamos. Para muestra los primeros bocetos:

 

 

 

Y hasta aquí la historia del cómo nació nuestro logo.

Después han venido un montón de momentos buenos gracias a él: felicitaciones, respuestas positivas, mensajes redundando en lo acogedor que le resulta a todo el mundo y la constitución gracias a él de nuestra imagen de marca. Que vale, a día de hoy no es coca-cola, pero dadnos tiempo....

 

Nos gusta, nos representa, nos ayuda, proviene de gente extremadamente buena, nos enorgullece, nos posiciona y nos hace felices. No sé si achacarlo al destino, al azar, a Dios o a mi imaginación... Pero desde luego sé seguro, que desde este nuestro logo, casi 40 años nos contemplan.

 

 

J.

 

Escrito en afriscookies, logo

DE TOMASA, ROBUSTIANA Y ADELINA...

Fecha December 05, 2013 por AFRICA LUCA DE TENA

Tengo la manía/costumbre o como se le quiera llamar, de ponerle nombre a todo. No lo puedo evitar… Suerte que no bautizo cada una de las cookies que horneo porque sería agotador!!

Cuando Jose y yo nos conocimos se resistía a referirse a los objetos por el nombre que yo les había puesto (normal, por otro lado…), pero al final lo he terminado arrastrando y hasta él se refiere a ellos por sus nuevos “apodos”.

De hecho, a base de preguntarle: “¿Cómo se llama?” cada vez que adquiere un objeto, ya tenemos en casa a: Luisa (la cafetera), Norman (el ordenador de Jose) o Thelma (su moto). Podría seguir, pero creo que de momento ya está bien...

De tanto nombrarlos algunos son miembros de la familia, así que me gustaría presentároslos, ya que gracias a ellos podemos hacer galletas como locos!

La primera en incorporarse al proyecto fue “Robustiana”.

Según iba creciendo el proyecto teníamos que almacenar cada vez más ingredientes y más cantidad de masa, por lo cual nos decidimos a comprar una nevera de apoyo. Desde el primer día ha mantenido fresquito todo lo que le pedíamos! Mantequilla, huevos, naranjas y por supuesto las masas con las que luego hacemos todas las cookies. Es alemana, algo sobria (como corresponde a su nacionalidad), pero sospechamos que también tiene parientes en Suiza, dada la buena relación que tiene con todo tipo de chocolates.

Casi a la vez llegó “Tomasa”. Hicimos su presentación oficial en Facebook ya que era muy emocionante para nosotros (esperamos que Robustiana no se ofendiera… pero es más fría para estas cosas).

Tomasa es nuestra batidora planetaria de 20 litros. Tiene una cuba bastante grande que nos permite hacer mucha cantidad de masa de una sola vez… aunque fregarla no es precisamente un paseo! Es una señora amasadora. Es italiana y como su nombre indica hace Todo Masa como si no hubiera un mañana.

Aquí tenéis una comparativa de cómo era la pala de la máquina que usábamos antes y la de Tomasa…

Y me falta hacer la presentación más importante de todas!!!

Trrrrrr (redoble de tambores): Adelina!!!!!!!!

Aunque lo lógico sería que esta última fuera también una pieza de maquinaria, es una pieza fundamental sí, pero no de maquinaria!

Adelina es… mi madre! Bueno… en realidad no es mi madre… Mi madre se llama Susan…

Me explico!

Cuando el proyecto empezó a crecer lo suficiente para vernos con fuerzas como para dar el salto a poner una tienda física nos vimos un poco desbordados. Hay tantas cosas que hacer!!! Y no queríamos parar la producción ni que nuestra atención a los clientes se viera resentida.

Fue entonces cuando mi madre, Susan, se lanzó a ofrecernos su ayuda como sólo las madres saben hacer: se remangó y se vino conmigo al obrador para revolucionarlo desde el primer día (lo cual vino fenomenal!). Ella ha trabajado más de 20 años en producción en televisión, por lo que tiene una capacidad magnífica para reorganizar y tener un control mucho más exhaustivo de pptos, gastos, pedidos… En media hora ya había cambiado la disposición de los muebles y optimizado el espacio y desde ese día empezó a venir cada mañana para ayudarme en lo que menos le gusta del mundo: cocinar!! Jajajaja. Sólo una madre hace algo así!

No tardamos demasiado en rebautizarla, entre broma y broma, con el nombre de “Adelina”, y cuando está en el obrador me dirijo a ella así, y ella incluso se lo llama a sí misma cuando me llama por teléfono:

-         Jefa! Soy Adelina! Qué tenemos para hoy?

Desde que llegó todo ha ido cada día a mejor. Es un apoyo enorme, aparte de que lo hace todo mucho más divertido. Somos conscientes de la suerte que tenemos ambos por tener unas madres tan estupendas y estamos tan agradecidos que esperamos que todo vaya fenomenal para devolverles todo lo que nos están ayudando.

Vivan las madres!!!! Y especialmente hoy: Viva Adelina!!

Bienvenidos!!

Fecha November 08, 2013 por AFRICA LUCA DE TENA

Hoy es un día muy importante!!  Comienza la aventura “online” de Afri’s Cookies!!

Llevaba mucho tiempo esperando que llegara este momento e imaginando cómo sería. Tener nuestra propia tienda online para que todos pudierais trastear y ver cómo son nuestras galletas, y por fin, como tantas veces nos habéis pedido, hacer vuestra compra online. Más fácil para todos!

Parece lejano, y sin embargo no hace tanto de ello, el momento en que nació la idea de montar nuestro propio negocio, y por ser éste el primer post creo que es oportuno contarlo y así empezar por el principio!

Es un poco largo… me disculpo de antemano!! Pero los siguientes serán más breves. Lo prometo!

Pongámonos en situación: Octubre de 2011!! Jose (mi marido y parte imprescindible de Afri’s Cookies) nunca había viajado a Londres, así que por su cumpleaños le regalé una escapada de fin de semana. Allí viven mis queridísimos tíos, en una casa preciosa, así que allá que nos fuimos a turistear como locos! Tuvimos mucha suerte, porque lució un sol estupendo los 3 días que estuvimos. Jose incluso decía que era como si no hubiera conocido Londres de verdad, jajajaj, porque lo suyo era verlo lloviendo.

Paseando, dimos por casualidad con una tienda de cookies!! Algo totalmente desconocido para mi… hasta ese día!!

Los que hayáis estado en Londres es muy probable que la conozcáis porque sus galletas son tan ricas, tan blanditas, y encima te las sirven calentitas… que es imposible olvidarlas una vez les has hincado el diente!!!. En fin, que entramos, compramos, probamos… y me quedé obsesionada con ellas!

Al volver a España no paraba de darle vueltas: ¿Y si intentamos que nos den una franquicia?... porque yo no sé ni hacer galletas, ni llevar un negocio… así que, mejor que me lo den todo hecho… eso si conseguimos el dinero, claro….”.

Sin embargo, me llevé una gran decepción al descubrir que directamente no concedían franquicias en España, así que era totalmente implanteable.

Un año más tarde, en Septiembre de 2012, viajamos de nuevo a Londres para ir a la boda de una buena amiga y de nuevo vimos una tienda exclusivamente de cookies, y también allí había cola para comprar! Fue entonces cuando Jose me animó a que me lanzara a montar yo una tienda de cookies desde la base:

-        Afris (porque Jose ya me llamaba “Afris” así, sin apóstrofe ni nada, entonces),  te encanta cocinar, ¿por qué no lo aprovechas y creas tú tus propias recetas? Si no pueden darnos una franquicia, creemos nosotros nuestra propia marca.

Y así fue! Volvimos a España y durante 3 meses me encerré cada tarde a cocinar, probar, hornear, cambiar ingredientes, proporciones, marcas… hasta dar con unas masas de las que me sintiera orgullosa.

Hace poco más de un año que hice mi primera hornada de galletas (que por cierto fueron un poco desastrosas…). Y aquí estamos!!! El tiempo ha volado y en este año han pasado tantas cosas que me cuesta creer que haya pasado tan rápido.

Os dejo una de las fotos que nos hicimos en ese primer viaje inspirador a Londres (porque de fotos de cookies ya estaréis empachados!).

Bienvenidos a todos a nuestra web y sobre todo MIL GRACIAS por acompañarnos en esta súper aventura, que asusta pero que también es apasionante!!!!!!!